martes, 8 de octubre de 2013

José M. Cabrera Santana


Fecha: 7/10/2013
José M. Cabrera Santana, de 40 años 
Delineante Proyectista
Las Palmas de Gran Canaria

Desde una edad muy temprana he padecido diversos dolores en las articulaciones. Siendo niño me operan de amigdalitis. Con 25 años (por un accidente laboral) me operan del menisco de la rodilla izquierda. Con la edad de 30 años empiezo a tener psóriasis, debido en su momento (según médico de familia) a episodios de stress y ansiedad. Después de unos años, a los 36, me diagnostican Artritis Psóriasica. En ese momento, en las revisiones me dicen que la enfermedad irá empeorando y de por vida tengo que estar con antiinflamatorios todos los días (tomaba Movalis).

Yo, conocía al Dr. José Larena-Avellaneda Mesa por mi hija, que está siendo tratada por él, y le comento lo que me ocurre. En ese momento me comenta si estoy dispuesto a ponerme en sus manos y yo acepto, el caso es que no tenía nada que perder y una vez me habían dicho (médico de familia y especialista) que lo mío iba a peor, pues pocas esperanzas tenía…

En el estudio previo, entre las preguntas que me formuló estaban: ¿Te operaron de amigdalitis?, ¿Te quitaron las muelas del juicio? entre otras. Y se puso manos a la obra. Me “extraen” un hueso de la parte de atrás de la mandíbula, a partir de ahí me aplicó en una zona mandibular (creo q por la zona donde estaban las muelas del juicio) unas dosis de anestesia. Fueron entre 3 y 4 sesiones.

En fin, con la primera sesión de infiltración, para mi asombro empiezo a sentir mejoría y mis articulaciones me duelen menos y empieza a desaparecer la psóriasis. Continúo dejando los antiinflamatorios. En las revisiones anuales que tengo que asistir en el departamento de traumatología del Dr. Negrín, tras las sesiones de infiltración con el Dr. Larena-Avellaneda, el médico me comenta que se ha mantenido estable, no mejora, por supuesto, pero lo mejor es que no empeora. Al año siguiente, para asombro del traumatólogo, no he empeorado más.

Hoy con 40 años puedo decir que las pastillas (Movalis) han desaparecido, no del todo, pues en algún momento necesito tomarlas puesto que no olvidemos que la artritis sigue estando, pero de tomarlas todos los días, a sólo, de una a tres pastillas al mes dice mucho. La psóriasis aparece esporádicamente, pero sólo un 2% si lo comparo con la situación anterior a las infiltraciones.

Lo que realmente agradezco es haber ganado en movilidad y en la ausencia de dolor, ya que puedo jugar, pasear y hacer una vida normal con mis hijas sin limitaciones. Además de esto, he estado practicando varios deportes, que me dijeron no iba a poder realizar más….como jugar al pádel (actualmente 1 vez en semana, desde hace 3 años), esto era algo impensable para mi hace 4 años atrás, es más, llevaba sin hacer deporte más o menos unos 18 años aprox. debido a los fuertes dolores que sufría.

El tratamiento aplicado por el Dr. José Larena-Avellaneda Mesa fué el de la Odontología neurofocal, enfermedades generales causadas por campos de irritación del sistema neuro-vegetativo por problemas dentales y amigdalares (ámbito del trigémino). 

Siempre agradecido doctor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada