jueves, 4 de diciembre de 2014

Ruth Pardo Pérez - Migraña - Visión Borrosa



Fecha: 4/12/14
Nombre: Ruth Pardo Pérez
Edad: 34 años
Profesión: Administrativa
Ubicación: Sabadell (Cataluña, España)



Mi nombre es Ruth  Pardo Pérez, tengo 34 años de edad, y trabajo de administrativa, aunque últimamente trabajo como asistente en una estación de servicio.

Mi testimonio es para agradecer al doctor Josep Pérez por haberme sacado del pozo de dolor en el que me ví hundida hasta que lo conocí.

Yo solo sabía esporádicamente lo que era un dolor de cabeza, de esos que te tomas una aspirina y listo. Pero, después de las vacaciones del 2013, empecé a sufrir de un dolor que no podía explicar y que se concentraba en la frente, el oído, detrás de las cejas y el ojo, y unos insoportables pinchazos en la sien. También sentía dolor en la boca, en las muelas. Todo en el lado derecho. Me levantaba todos los días mal, y de un humor insoportable, pues el dolor conseguía incluso despertarme.

Pasé el peor invierno de mi vida. El dolor me atormentaba todos los días. Algunos días mas y otros menos, pero siempre estaba ahí. Después de ir en varias ocasiones al médico de cabecera, me diagnóstico de migraña, y se limitó a darme cualquier tipo de calmantes y antiinflamatorios, que solo de vez en cuando conseguían reducir mi dolor, pero nunca hacerlo desaparecer del todo. En ocasiones, varias veces, tenia que ir de urgencias al CAP, para que me inyectasen lo que fuese, solo con la desesperación de poder descansar, y olvidarme por un momento del dolor. Tomaba cualquier cosa que me diesen, y hubiese tomado lo que fuese con tal de sentir alivio, y volver a vivir mi vida como era yo antes: una persona alegre, animosa y siempre dispuesta a reír.

Lo último que empezó a  pasarme fue que veía mal. Tenia la visión borrosa, y aparecía un punto negro. No se como acabé pensando que todo podía tener relación con mi boca, que la verdad, estaba en un estado no demasiado bueno. Así que, cuando tuve un pequeño flemón en una muela, vencí el miedo que siempre he tenido, y me fui al dentista.

Mi suerte fue caer en las manos del Dr. Josep Pérez, a quien conocí a través de mi familia. El entendió inmediatamente mi problema, y no me miró como a una loca, como últimamente solía pasarme. después de ver mi boca, tocar en varios puntos dentro, y ver la radiografía que me hizo, me dijo que estuviese tranquila, que todo podría resolverse y que lo que tenía se llamaba CAT. Que todo era culpa de mis muelas del juicio, y de que mi boca estaba desequilibrada, que no mordía bien. Recuerdo que lo mire con cara de creerme mas bien poco que todo fuese tan sencillo, y entonces para sorpresa mía me pidió si podía darme un par de pinchacitos.

Cuando acabó... me puse a llorar. El dolor ya no estaba. Había desaparecido inmediatamente después de pincharme.

A partir de ese día, todo cambió. He ido haciendo todo lo que me va indicando el Dr. Josep Pérez. Empezamos por cambiar la manera en que hago algunas cosas.

¿Quien me iba a decir a mi que por dormir de lado, iba a tener dolor de cabeza?

Ahora duermo boca arriba, e intento cumplir a rajatabla todos los cambios de posiciones que me indica el doctor. También he conseguido arreglarme la boca, venciendo ese miedo o casi que me da cada vez que oigo el ruido de esas máquinas. Ahora llevo mi aparato para dormir todas las noches, y durante el día siempre que me encuentro especialmente tensa. pero donde realmente cambio todo, fue cuando el doctor me extrajo las muelas del juicio. Nunca más he vuelto a recordar lo que es un dolor de cabeza, y espero que siga así por muchos años. 

Mi vida a cambiado, o mejor dicho, la he recuperado. Vuelvo a estar de buen humor, siempre con ganas de reír, porque como suele decirse, al mal tiempo buena cara. He dejado de estar irritada por cualquier cosa, y mi vida personal y social han vuelto a ser como antes.

Solo tengo palabras de agradecimiento para el Dr. Josep Pérez. Me he convertido en su fan número uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada