viernes, 19 de junio de 2015

Lucía Calcines Cabrera - Crisis de Ausencias - Dolor de cabeza - Ansiedad - Depresión - etc.



Nombre: Lucía Calcines Cabrera

Edad: 54 años

Profesión: Asistenta

Ubicación: Telde. Gran Canaria


    
  He sufrido de dolor de cabeza desde que nací, mi madre dice que el primer ataque epiléptico lo tuve a los cuatro meses y que me dieron por muerta durante una hora. Las crisis epilépticas tratadas por neurólogos se repitieron hasta los cuatro años. Antes de llegar al Dr. Larena he tenido un largo recorrido de psiquiatras, psicólogos y neurólogos… Creo que hoy en día no me quedan ansiolíticos ni antidepresivos que tomar. Llevo más de 35 años tomándolos. Estoy diagnosticada por neurólogo de depresión crónica.

  Mis síntomas antes de conocer al Dr. Larena eran: dolor de cabeza como si me estuvieran dando martillazos, sensación de que me levantaran el cuero cabelludo, dolor en el ángulo de la mandíbula al abrir mucho la boca, sentía la mandíbula y el cuerpo tenso, a veces zumbidos en ambos oídos, pérdidas de memoria, crisis de ausencias, perdía la noción de la realidad. Ansiedad y depresión. 

   Desde los 5 años hasta los 13 estuve bien, a los 14 años después de sufrir un trauma emocional por la muerte de una amiga e ingresarme en el Hospital Insular bajo tratamiento psiquiátrico con Tegretol, Trileptal, etc. y diagnosticada de depresión emocional y ansiedad. Desde entonces tomo la  medicación. De vez en cuando me suspenden el tratamiento, vuelvo a recaer y me suben las dosis. Empecé a notar las primeras crisis de ausencias y pérdidas de memoria, casi a diario, hasta el punto de no saber llegar a mi casa. Tenía que salir acompañada con alguien y siempre con el DNI.

   Hace dos años me levanté con un fuerte dolor de boca y mandíbula que no me dejaba ni masticar ni hablar. No sabía a dónde acudir, porque no era un dolor de muelas común, era un dolor inexplicable. Acudí a mi dentista que me recomendó quitarme toda la dentadura para que se me fueran los dolores. Me sentí desesperada, impotente; hablé con mi hija y ella dio con la consulta del Dr. José Larena.

    Cuando fui a la consulta del Dr. Larena, y después de hacerme la historia clínica y una exploración de la boca y de los Nervios Craneales, me diagnosticó de CAT bilateral y Desequilibrio Oclusal. Me indicó cambios en los hábitos posturales, recorte de la parte posterior de la prótesis superior para hacer espacio y evitar el impacto contra el maxilar superior, Equilibrado Oclusal y Funcional y tratamiento de Rehabilitación Neuro-Oclusal.

    Les parecerá increíble pero al cabo de unos meses el dolor en la boca era menor, ya podía moverla con facilidad, pero lo realmente increíble es que he pasado de tomar 7 u 8 pastillas diarias a tener solo una por la mañana y otra por la noche. Eso ha significado para mí un cambio y una felicidad inmensa ya que a demás de quitarme el dolor también me ha curado de mi depresión crónica y que nunca pensé que tuvieran relación con la boca, como con las crisis de ausencias, ansiedad y dolor de cabeza.

    Gracias al Dr. Larena por este tratamiento ya que hoy soy una mujer muy diferente a la que vio por primera vez hace tan solo un año.

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada